ISSN 2683-992X
Síganos en facebook icono   logo Instagram   logo Youtube

InfoFASGO • Infanto Juvenil

La menstruación en las niñas y adolescentes: Utilizando el Ciclo menstrual como un signo vital

Publicado en http://www.acog.org/Resources-And-Publications/Committee-Opinions/

THE AMERICAN COLLEGE OF OBSTETRICIANS AND GYNECOLOGISTS
COMITTEE OPINION
Número 651 • Diciembre 2015

Descargar Documento

Comité de Cuidado de la Salud del Adolescente

La Academia Americana de Pediatría apoya este documento. Este documento refleja los conceptos emergentes en la seguridad del paciente y está sujeto a cambios. La información no debe ser interpretado como dictando un curso exclusivo de tratamiento o procedimiento que debe seguirse.
(Reemplaza al Dictamen del Comité 349, noviembre de 2006)

La menstruación en las niñas y adolescentes: Utilizando el Ciclo menstrual como un signo vital

RESUMEN

A pesar de las variaciones en todo el mundo y dentro de la población de Estados Unidos, la media de la edad de la menarca ha permanecido relativamente estable entre los 12 años y 13 años a través de las poblaciones bien alimentadas en los países desarrollados

Los factores ambientales, incluidas las condiciones socioeconómicas, la nutrición y el acceso a la salud preventiva puede influir en el tiempo y la progresión de la pubertad. Una serie de condiciones médicas pueden causar sangrado uterino anormal, caracterizado por presentación en tiempo impredecible y cantidad variable de flujo. Los médicos deben educar niñas y sus cuidadores (por ejemplo los padres o tutores) acerca de qué esperar de un primer período menstrual y el rango de duración del ciclo normal de menstruaciones posteriores. La identificación de los patrones menstruales anormales en la adolescencia puede mejorar la identificación precoz de posibles problemas de salud para la edad adulta. Es importante que los médicos tengan una comprensión de los patrones menstruales de las adolescentes, la capacidad de diferenciar entre lo normal y anormal, y la habilidad para saber como evaluar a la adolescente, Al incluir una evaluación de el ciclo menstrual como un signo vital adicional, los médicos refuerzan u importancia en la evaluación de estado de salud general para los pacientes y los cuidadores.

Conclusiones y Recomendaciones

Sobre la base de la información siguiente, el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología proporciona estas conclusiones y recomendaciones:

  • Los médicos deben educar a las niñas y sus cuidadores (por ejemplo, los padres o tutores) acerca de qué esperar de un primer período menstrual y el rango de normalidad de la menstruación posteriores.
  • Una vez que las niñas comienzan a menstruar, los médicos deben preguntar en cada visita de control acerca del primer día de su último período menstrual de la paciente y el patrón de la menstruación.
  • Identificar de los patrones menstruales anormales en la adolescencia puede mejorar la identificación temprana de problemas de salud potenciales para la edad adulta.
  • Es importante que los médicos tengan una comprensión de los patrones menstruales de las adolescentes y la capacidad para diferenciar entre una menstruación normal o anormal y la habilidad para saber cómo evaluar a la paciente adolescente. Las chicas jóvenes y sus cuidadores ( padres o tutores) con frecuencia tienen dificultades para evaluar lo que constituye ciclos menstruales normales, Las pacientes y sus cuidadores pueden no estar familiarizados con lo que es normal y las pacientes no pueden informar a sus cuidadores acerca irregularidades menstruales o menstruaciones perdidas.
  • Además son a menudo reacias a discutir este tema con un cuidador, aunque puede confiar en otro adulto. Algunas adolescentes pueden buscar atención médica por variaciones del ciclo que realmente caen dentro de lo normal o pueden no ser conscientes de que sus patrones de sangrado son anormales y vinculados a problemas médicos subyacentes con el potencial riesgo para la salud a largo plazo

Consecuencias.

Los médicos también deben conocer los rangos normales de la duración del ciclo menstrual y la cantidad de sangrado durante la adolescencia. y transmitir esta información a sus pacientes. Las jóvenes que han sido educadas acerca de la menarquia temprana y los patrones menstruales experimentarán menos ansiedad ante los mismos.

Al incluir una evaluación del ciclo menstrual como un signo vital adicional, los médicos refuerzan su importancia en evaluar el estado general de salud de los pacientes y los cuidadores.

Del mismo modo que la presión arterial anormal, la frecuencia cardíaca o respiratoria

La evaluación de los patrones menstruales en la adolescencia pueden mejorar la identificación temprana de problemas de salud potenciales para la edad adulta.

Por ejemplo, las alteraciones del eje hipófisis-ovario durante los primeros años después de la menarquia a menudo puede resultar en anovulación (ciclos largos)

Sin embargo, el 90% de los ciclos estará dentro de la gama de 21-45 días , aunque los ciclos cortos de menos de 20 días pueden ocurrir así como ciclos largos de más de 45 días.

Por el tercer año después de la menarquia, el 60-80% de la menstruación los ciclos son 21-34 días de duración, como es típico de los adultos

El sangrado uterino anormal

Una serie de condiciones médicas pueden causar sangrado uterino, que se caracteriza por ser de tiempo impredecible y cantidad variable de flujo. Luego de un largo intervalo entre los ciclos es común en la adolescencia debido a la anovulación, pero es estadísticamente raro que los niñas y adolescentes permanezcan en amenorrea durante más de 3 meses.

Aunque los expertos suelen informar de que la media de la pérdida de sangre por un periodo menstrual es de 30 ml por ciclo y que la pérdida crónica de más de 80 ml se asocia con anemia, esto tiene un uso clínico limitado porque la mayoría de las mujeres son incapaces de medir con exactitud su pérdida de sangre. Un flujo menstrual que requieren cambios de apósitos cada 1-2 horas se considera excesivo, particularmente cuando se asocian con flujo que dura más de 7 días.

El sangrado uterino anormal puede ser causada por disfunción ovulatoria, y los patrones de sangrado pueden ir desde amenorrea a un sangrado menstrual abundante irregular.

Aunque la disfunción ovulatoria es algo fisiológico los primeros años después de la menarquia, puede estar asociada con endocrinopatías debido transtornos del eje hipotálamo-hipófisis, como el síndrome de ovario poliquístico, enfermedad de la tiroides, así como el estrés mental y transtornos alimentarios.

El sangrado menstrual abundante, comúnmente asociado con anovulación, también se ha asociado con el diagnóstico de una coagulopatía (incluyendo enfermedad de Von Willebrand, trastornos de la función plaquetaria, y otros transtornos hemorragíparos u otros problemas graves (incluyendo falla hepática) y, raramente, tumores malignos

Para una lista de las posibles causas de sangrado uterino anormal en los adolescentes, el diagnóstico de embarazo, trauma sexual, y las infecciones de transmisión sexual deben ser excluidos, incluso si la historia sugiere que la paciente no es sexualmente activo.

Los ciclos menstruales normales

La menarquia

A pesar de las variaciones en todo el mundo y dentro de la población de Estados Unidos, la media de la edad de la menarca se ha mantenido relativamente estable entre 12 años y 13 años en poblaciones bien alimentadas en los países desarrollados

Las encuestas de exámenes no han encontrado ningún cambio significativo en media de la edad de la menarca en los últimos 30 años, con excepción de la población negra no hispana que tiene un inicio de 5.5 meses antes. Hace 30 años los estudios han demostrado que una mayor ganancia en el índice de masa corporal durante la infancia está relacionada con una anterior inicio de la pubertad..

Los factores ambientales, incluyendo condicion socioeconómica, la nutrición y el acceso a la atención sanitaria preventiva pueden influir en la sincronización y la progresión de la pubertad

La menarquia se produce normalmente dentro de 2-3 años después telarca (florecimiento de los senos), en el estadio de desarrollo de Tanner IV de la mama y es rara antes de la etapa III de Tanner Por la edad de 15 años, el 98% de las mujeres habrá tenido menarquia . Una evaluación de la amenorrea primaria deben ser considerados para cualquier adolescente que no ha alcanzado la menarquia a la edad de 15 años o no lo ha hecho dentro de los 3 años de telarca. La falta de desarrollo de los senos por la edad de 13 años también deben ser evaluados

La duración del ciclo y la ovulación

Los ciclos menstruales suelen ser irregulares durante la adolescencia, particularmente el intervalo desde el primer al segundo ciclo. La mayoría de las mujeres sangran durante 2-7 días durante su primera menstruación

La inmadurez del hipotálamo

Orientación anticipatoria

Los médicos deben incluir el desarrollo puberal en su orientación temprana a las niñas y cuidadores y realizar un examen completo anual incluyendo la inspección de los genitales.externos. Es importante educar a las niñas y su cuidadores acerca de la progresión normal de la pubertad y desarrollo del ciclo menstrual. Los médicos deben transmitir que las mujeres probablemente empezarán a menstruar aproximadamente 2-3 años después de que comience el desarrollo del pecho.

Causas del sangrado uterino anormal en las adolescentes

  • El embarazo
  • La inmadurez del eje hipotálamo-hipófisis-ovario
  • Anovulación hiperandrogenismo (por ejemplo, de ovario poliquístico síndrome, hiperplasia suprarrenal congénita, o tumores productores de andrógenos
  • La coagulopatía (por ejemplo, enfermedad de von Willebrand, plaquetas trastornos de la función y otros trastornos de la coagulación, o falla hepática
  • Disfunción hipotalámica (por ejemplo, trastornos de la alimentación [Obesidad, pérdida de peso rápido descenso de peso] o el estrés relacionado con la disfunción hipotalámica
  • La hiperprolactinemia
  • Enfermedad de tiroides
  • Enfermedad de la hipófisis primaria
  • Insuficiencia ovárica primaria
  • Iatrogénica (por ejemplo, secundaria a la radiación o quimioterapia)
  • Los medicamentos (por ejemplo, la anticoncepción hormonal o tratamiento anticoagulante)
  • Infecciones de transmisión sexual (por ejemplo, cervicitis)
  • La malignidad (por ejemplo, la producción de estrógenos tumores de ovario, tumores productores de andrógenos, o rabdomiosarcoma)
  • lesiones uterinas

Debido a la menarquia es un hito tan importante en el desarrollo físico, los médicos deben educar a las adolescentes y sus cuidadores acerca de qué esperar de un primer periodo menstrual y el rango de ciclo normal. Una vez que comienzan las adolescentes a menstruar, los médicos deben preguntar en cada control fecha del primer día de su último período menstrual y el patrón de la menstruación. e incluir esta información con los otros signos vitales.

Los médicos deben hacer hincapié en la importancia del papel del patron menstrual en los que se refleja el estado general de salud.

Solicitar a la paciente que trazar su menstruación puede ser beneficioso. Debe enfatizar la importancia de la precisión de los gráficos y la paciente debe estar educada acerca de lo que se consideraría un ciclo menstrual anormal.

Se debe explicar que la duración del ciclo se cuenta desde el primer día de un período menstrual hasta el primer día de la siguiente menstruación y que pueden variar según el ciclo porque esto a menudo conduce a la mala comunicación entre las pacientes y los médicos. El uso de la tecnología puede facilitar la realización de gráficos. Hay un gran número de aplicaciones fáciles de usar en teléfonos inteligentes

Es importante que los médicos tengan una clara comprensión de los patrones menstruales de las adolescentes, la capacidad para diferenciar entre una menstruación normal y anormal, y la habilidad para saber cómo evaluar a la paciente adolescente con. alteraciones menstruales que sugieran la necesidad de una evaluación adicional se enumeran.

Anormalidades menstruales que pueden requerir evaluación

  • períodos menstruales que: no han comenzado dentro de los 3 años de telarca
  • no haber comenzado a los 14 años de edad con signos de hirsutismo
  • no haber comenzado a los 14 años de edad con antecedentes o examen sugerente de ejercicio excesivo o desorden alimenticio
  • no haber comenzado a los 15 años de edad
  • Ciclos con 90 días de diferencia, incluso para un ciclo
  • Ciclos de más de 7 días de duración
  • Requerir cambios frecuentes de toalla o un tampón
  • Asociación con una historia de moretones o sangrado excesivo o una historia familiar de una desorden sanguineo.

Las niñas deben entender que la menstruación es normal y es parte del desarrollo y debe ser instruida en el uso de productos femeninos y en lo que se considera un normal flujo menstrual.

Se prefiere que los cuidadores y los médicos participen en este proceso educativo.

Los controles preventivos deben comenzar durante la adolescencia para iniciar un diálogo y establecer un ambiente donde la adolescente se sienta cómoda tomando la responsabilidad de su salud reproductiva.

Imprimir Email

La Dirección de Publicaciones de FASGO se ocupa de difundir sus actividades, las de sus Sociedades Titulares y Adherentes y toda la información de dominio público vinculadas a la especialidad.

La difusión de tal información no signifca que la Federación esté o no de acuerdo con ésta, a menos que expresamente se deje bien claro la avale o adhiera a la misma.